Ciudad de Dios, La

Ciudad de Dios, La
Ciudad de Dios, La
La Ciudad de Dios es la única obra entre los escritos de los Santos Padres que los historiadores seculares nunca han dejado de la mano enteramente y que a lo largo del siglo XIX fue considerada como el fundamento justificativo del derecho de San Agustín a ser llamado el fundador de la filosofía de la Historia.
A San Agustín se debe sobre todo el ideal, característicamente occidental, de la Iglesia como fuerza dinámica social, en contraste con la concepción. metafísica del cristianismo bizantino. Pero ello no significó necesariamen­te que la influencia de San Agustín tendiera a debilitar la autoridad moral del Estado o a privar a la vida social ordinaria de su significado espiritual..: Los ideales occidentales de libertad, progreso y justicia social deben su existencia, más de lo que creemos, a la poderosa mente del gran Africano.
Christopher Dawson
La Ciudad de Dios es la única obra entre los escritos de los Santos Padres que los historiadores seculares nunca han dejado de la mano enteramente y que a lo largo del siglo XIX fue considerada como el fundamento justificativo del derecho de San Agustín a ser llamado el fundador de la filosofía de la Historia.
A San Agustín se debe sobre todo el ideal, característicamente occidental, de la Iglesia como fuerza dinámica social, en contraste con la concepción. metafísica del cristianismo bizantino. Pero ello no significó necesariamen­te que la influencia de San Agustín tendiera a debilitar la autoridad moral del Estado o a privar a la vida social ordinaria de su significado espiritual..: Los ideales occidentales de libertad, progreso y justicia social deben su existencia, más de lo que creemos, a la poderosa mente del gran Africano.
Christopher Dawson

38.20€ 36.29€

Disponible bajo pedido
Consultar
EAN:
9788493459550
Edición:
2006
Idioma:
Español
Editorial:
Nº Páginas:
1149
Materia(s):