Evangelio para cada semana, el

Evangelio para cada semana, el
Evangelio para cada semana, el
La vida cristiana no crece espontáneamente en nosotros.
La verdad de los evangelios no puede ser alcanzada a
través de un proceso inmediato de razonamiento.
Necesitamos meditar continuamente las palabras de
Jesús. Es sólo mediante la familiaridad y la asociación
adquiridas con los evangelios que comenzamos,
lentamente, a aprender a vivir como Jesús. Esta
familiaridad cercana a las palabras de los evangelios nos
coloca en consonancia con la vida de Jesús, y nos inspira
su amor por el mundo, levanta nuestro entusiasmo por
su proyecto del Reino de Dios, e infunde en nosotros su
Espíritu. La vida de la Iglesia se transformaría si
creyentes, parejas cristianas, sacerdotes, religiosos
La vida cristiana no crece espontáneamente en nosotros.
La verdad de los evangelios no puede ser alcanzada a
través de un proceso inmediato de razonamiento.
Necesitamos meditar continuamente las palabras de
Jesús. Es sólo mediante la familiaridad y la asociación
adquiridas con los evangelios que comenzamos,
lentamente, a aprender a vivir como Jesús. Esta
familiaridad cercana a las palabras de los evangelios nos
coloca en consonancia con la vida de Jesús, y nos inspira
su amor por el mundo, levanta nuestro entusiasmo por
su proyecto del Reino de Dios, e infunde en nosotros su
Espíritu. La vida de la Iglesia se transformaría si
creyentes, parejas cristianas, sacerdotes, religiosos

8.90€ 8.46€

Disponible bajo pedido
Consultar
EAN:
9781934996485
Edición:
2012
Idioma:
Español
Editorial:
Materia(s):